TRABAJO DE BIOLOGÍA

 

BIOMA: ANTÁRTICA

 

 

 

 

INTEGRANTES:

ANDRÉS LANDERO SAN MARTÍN

IVÁN DURÁN GONZÁLEZ

RICARDO PRADO

PRISCILA LAGOS

IVÁN MASÍAS

 

 

CURSO:

3° B

 

 

PROFESORAS:

 

BIOLOGÍA: MARCELA ASTUDILLO

COMPUTACIÓN: XIMENA CASTRO

 

 

 

COLEGIO:

REPÚBLICA DEL BRASIL

 

 

CIUDAD:

CONCEPCIÓN, CHILE

 

 

 

 

ÍNDICE TEMÁTICO

 

 

- INTRODUCCIÓN

 

- BIOMAS

 

- BIOMAS DE CHILE

 

- ANTÁRTICA:

- CARACTERÍSTICAS

 

- VEGETACIÓN

 

- CUADRO DE RECURSOS MINERALES

 

- FAUNA

 

 

 

- CONCLUSIÓN

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

 

 

La acción de las condiciones climáticas y ambientales, factores abióticos de un área determinada, repercute directamente en los organismos vivos y en su interacción con el medio.

 

 

Una vez definida la vegetación con respecto a los factores anteriormente dichos, la fauna también debe definirse, pero esta vez influenciada por el clima y la vegetación del área para así poder interactuar con ellos de buena forma.

 

 

La vegetación de un área determinada, así como su clima y fauna se llama bioma. Existe un indeterminado número de biomas en el mundo, porque es muy difusa la línea entre uno que tenga características parecidas con otro, pero en general se destacan el de tundra, sabana, estepa, desértico, polar, altiplánico, marino, entre otros.

 

 

Este trabajo de investigación desarrollará principalmente el tema del bioma chileno de la Antártica, refiriéndose a su vegetación, fauna, características climáticas y generales. También se hará una pequeña referencia a los biomas del mundo y a los de Chile, identificando su ubicación y elementos.

 

 

 

BIOMAS

 

Son extensas regiones geográficas que poseen una vegetación determinada.

 

 

Tipos de Biomas:

 

La Selva o bioma selvático llamado también bosque tropical, comprende una ancha franja que se ubica a ambos lados de la Línea Ecuatorial. Si consideramos que en la región ecuatorial los rayos solares llegan en forma perpendicular a la superficie terrestre, comprenderás por qué las temperaturas en este lugar son elevadas, y en consecuencia la humedad relativa es también alta.

 

Este bioma se caracteriza por la presencia de una vegetación muy abundante y variada. Las condiciones ambientales descritas permiten el crecimiento de una vegetación exuberante con la mayor variedad de especies. La gran cantidad de especies vegetales en esta zona, determina que compitan activamente entre ellas por factores como la luz solar y espacio donde desarrollarse.

 

Entre los animales más abundantes figuran los insectos y los pájaros. Hay también una gran variedad de reptiles, come serpientes y de mamíferos depredadores, como el tigre y leopardo.

 

El Bosque, se pueden identificar dos tipos de biomas de bosque: bosque de hojas caducas y bosque de coníferas o taiga.

 

El nombre bosque de hojas caducas corresponde a una forma de adaptación de sus árboles, que les permite contrarrestar la falta de agua estacional, por medio de la pérdida de sus hojas. Las plantas pierden agua por transpiración desde sus hojas.

 

Las condiciones climáticas de estos bosques corresponden a inviernos con temperaturas frías, seguidos de primaveras y veranos templados, favorables al crecimiento vegetal.

 

Su extensión abarca gran parte de América del Norte y Europa.

 

Las especies más abundantes son árboles como el Alerce, el Roble, y el Abedul. Otras formas de vegetación que acompañan a los árboles son arbustos y matorrales, musgo, hierbas, que tapizan el suelo.

 

Las especies animales características son: ardillas, ratones, gatos monteses, pumas, ciervos y una gran variedad de aves e insectos.

La taiga se conoce también como bosque de coníferas y abarca una gran extensión de la ex Siberia Soviética, que actualmente forma parte de la Comunidad de Estados independientes, hasta el norte de Canadá. Se caracteriza por inviernos muy fríos con nevados persistentes que hacen difícil el desarrollo vegetal y animal. En el verano la nieve y los hielos se derriten y permiten el crecimiento de cierto tipo de vegetación, como las coníferas, que tienen hojas muy delgadas recubiertas con una capa protectora llamada cutícula, que evita la pérdida de agua por transpiración. Además de los pinos destacan los abetos y los alerces.

 

Los animales más representativos son: el conejo, la liebre, el cuerpo espín, el ciervo y el alce. Además de estos herbívoros es posible encontrar carnívoros como el lobo, el zorro, la marta, el visón, el lince. En algunas zonas se encuentran omnívoros como el oso negro y el oso gris.

 

El Monte se encuentra en distintas partes del mundo, como Estados Unidos, México, Argentina y Chile. En estos dos últimos recibe el nombre de matorral.

 

La vegetación predominante es del tipo de árboles bajos, como el algarrobo, y arbustos espinosos, como el chañar, adoptados a un clima árido y seco; caluroso en el verano y muy frío en invierno.

 

Los animales propios de este bioma son conejos de patas cortas, lagartos y algunos venados y aves. Los primeros se refugian es sus madrigueras durante la época de calor. Las dos últimas especies migran durante el verano en busca de lugares más frescos.

 

La Estepa se ha descrito como una variedad de pradera que corresponde a extensiones llanas y carentes de árboles. Esto ocurre por el clima no favorece el crecimiento de vegetales; sólo es posible el crecimiento de algunas gramíneas y arbustos bajos, resistentes a la sequía y a los fuertes vientos del lugar.

 

Los animales se agrupan en rebaños, como ocurre con bisontes y las ovejas. Se pueden ver con frecuencia lagartos, serpientes, conejos, liebres ratones, zorros y coyotes.

 

El Desierto los diferentes tipos de desierto del mundo se encuentran en los trópicos. La característica más importante del desierto es la falta de agua. Las lluvias son tan esporádicas que pueden transcurrir años entre una y otra. La temperatura sufre variaciones drásticas ente el día y l noche, oscilando entre los 45ºC y sobre cero y los 10ºC bajo cero.

 

Todos estos factores, unidos a un suelo pedregoso y arenoso, determinan que la vegetación desértica sea muy escasa e incluso nula en algunas zonas.

 

Las especies vegetales que abundan en este bioma son las cactáceas, muy adaptadas a estas condiciones climáticas.

 

Entre los animales característicos del desierto encontramos serpientes, lagartos, arañas y escorpiones. Hay animales como los camellos, guanacos y llamas que están especialmente adoptadas a la falta de agua y pueden realizar sus actividades durante el día.

 

Las Regiones Polares abarcan los dos polos del planeta. Se les suele denominar desiertos blancos, ya que no poseen vegetación por estar siempre el suelo cubierto de hielo. Esta denominación sin embargo, no es correcta, ya que los biomas polares son muy húmedos a diferencia de los secos biomas del desierto. Las condiciones de temperatura están siempre por debajo de cero grados bajo cero. Estas bajas temperaturas hacen difícil la presencia de vida, pero es posible encontrar osos polares y focas.

 

En el agua la temperatura es algo mayor, lo que permite la vida de algunas algas, moluscos, peces.

 

 

BIOMAS DE CHILE

 

En la zona norte de nuestro país, comprendida entre Tarapacá y Antofagasta, es posible reconocer el bioma de desierto.

 

El clima se caracteriza por la gran escasez de precipitaciones. En los sectores alejados de la de la costa registran contrastantes temperaturas durante el día y la noche, tan típicas del desierto chileno.

 

Estas condiciones ambientales determinan una escasa vegetación. Destacan, entre otras especies los cactus, y los tamarugos.

 

Desde Atacama y en algunas partes de Coquimbo se aprecia el bioma de matorral. En comparación con el bioma anterior, se observa un aumento en la cantidad de agua lluvia durante el invierno.

 

Las temperaturas máximas y mínimas no son tan extremas. Esto facilita el desarrollo de una vegetación donde predominan arbustos como el espino, el maqui y el guayacán, entre otros.

 

La fauna es bastante más abundante, observándose arañas, lagartijas, aves y algunos zorros.

 

El bioma de sabana se extiende donde parte Coquimbo hasta la provincia del Bío-Bío. Las precipitaciones durante el período de invierno son mayores, pero el suelo no retiene mucho agua, lo que determina una vegetación arbustiva muy separada entre sí. En estos espacios no ocupados, crecen hiervas altas que sirven de alimento a los herbívoros.

 

Entre las especies vegetales que destacan están el litre, el boldo, el trevú, etc.

 

Los animales más comunes suelen ser: insectos, arácnidos, roedores, y algunos mamíferos.

 

Hacia el sur, desde la provincia de Arauco hacia el Cabo de Hornos, se presenta el bioma de bosque con un clima con intensas precipitaciones. En algunos lugares, como la Zona Austral, llueve todo el año.

Estas y otras condiciones climáticas favorecen el desarrollo de grandes bosques, con árboles de altura que superan los cuarenta metros y numerosas especies de hiervas y helechos. Entre los árboles más importantes destacan el coigüe, el laurel, el canelo, y el mañío.

 

El bioma de estepa, pese a que se encuentra muy poco desarrollado a lo largo de nuestro territorio, puede apreciarse en las regiones cercanas a Chile Chico, desde Puerto Natales hasta Punta Arenas y en parte de Tierra del fuego. La vegetación es de tipo arbustiva, de baja altura.

 

Entre los animales se distinguen roedores, aves, y auquénidos (ovejas).

 

El bioma polar está presente en la Zona Antártica Chilena que pertenece a la XII región. La flora y fauna es reducida en cuanto a variedad de especies pero no respecto al número de ejemplares. Existen especies de líquenes, musgos, hongos y algas. Entre la fauna muchas especies son endémicas, es decir, propias del lugar.

 

El 70% de los crustáceos son únicos en el mundo, entre los cuales destacan el Krill.

 

Otros animales comunes son pingüinos, las focas y las ballenas.

 

 

ANTÁRTICA

 

 

La zona más deshabitada de nuestro país es la Provincia Antártica Chilena, perteneciente a la 12° región del país y cuya capital es Puerto Williams, sobre el Canal Beagle, en la gran Isla Navarino, la más septentrional del gran Archipiélago del Cabo de Hornos.

 

Cinco veces la longitud de Chile tiene la línea de costas de este continente. Su superficie se estima en 14 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales 1.250.000 corresponden al territorio chileno.

 

La tierra y la roca de este continente aún no están determinadas con precisión, pues en casi su totalidad trátese de una descomunal acumulación de hielos antiquísimos, cuyos espesores en millares de kilómetros cuadrados sobrepasa los 2 y 3 mil metros, lo que ha hecho pensar que si un fortuito accidente derritiera tales capas, los mares del mundo elevarían 60 metros su actual nivel con las consecuencias que son de prever.

 

El gran explorador y científico Otto Nordenskjöld determinó dos sectores en el casquete polar según sus características geográficas, la Antártica Oriental y la Occidental, esta última conteniendo nuestro territorio.

 

Geológicamente considerado este sector, aún poco conocido, consta de serranías plegadas, mesetas y cuencas cuyo origen es pos - precámbrico. Como afirman algunos científicos, en su mayor parte corresponden a secuencias geológicas mesozoicas y cenozoicas y a las fases de plegamiento subsiguiente en conexión proveniente de los Andes Patagónicos a través del gran Arco de Scotia que dibuja su continuidad de islas hasta la misma península Antártica o Tierra de O'Higgins.

 

Los sedimentos tanto continentales como marinos presentes en el extremo norte de la Península Antártica, nos hablan de una data de 140 y 20 millones de años entre los más antiguos y los más recientes. Para estos sedimentos se dan espesores entre 500 y 3.000 metros, extendidos entre la isla James Ross, en el mar Weddell y las Shetland del Sur. Tales sedimentos presentan posibilidades petrolíferas importantes avaladas por la cantidad de fósiles vegetales y animales que se han descubierto, entre los que sobresalen trozos de leños de antiquísimas coníferas, hojas de diversas plantas y primitivos caracoles, sobre todo amonites. Se han aventurado algunas cifras especulativas en cuanto a reservas petrolíferas antárticas, hablándose de un potencial de 45 billones de barriles de petróleo y 115 trillones de pies cúbicos de gas.

 

Se ha descubierto asimismo la presencia de cobre, molibdeno, cromo, platino, níquel, oro, plata, zinc, estaño, diversos carbones y otros minerales, lo que hace pensar en un futuro aprovechamiento de tales riquezas, si la humanidad se viera necesitada de ellas.

DURANTE UN CORTO VERANO, DESAPARECEN LAS NIEVES DE LA COSTA ANTÁRTICA.

 

 

DOS PROVINCIAS GEOLÓGICAS

 

A partir de la década del 70 y, en parte, como resultado de los descubrimientos del Año Geofísico Internacional, el Continente Antártico se ha considerado tectónicamente formado por 2 grandes provincias geológicas separadas por las Montañas Transantárticas: la oriental o Provincia de Gondwana, plataforma o escudo de rocas Precámbricas cuya antigüedad sobrepasa los 3.000 millones de años, y la occidental o Provincia Andina, constituyente de una zona más joven.

 

Provincia Gondwana: Los numerosos datos radiométricos hacen oscilar la antigüedad de Gondwana entre 1.200 y 3.000 millones de años. Sobre este basamento metamórfico existen otras rocas volcánicas con edades que van desde el Devónico hasta el Jurásico.

 

Tales manifestaciones son similares a las existentes en los continentes del Hemisferio Austral: América, África y Australia, lo que ha servido para reforzar la vieja postulación de la deriva continental o existencia primordial de un supercontinente llamado de Gondwana.

 

Provincia Andina: Las rocas en que se asientan son del Paleozoico, aflorando en forma dispersa en la Península Antártica. Está afectada por ciclos intrusivos desde el Jurásico hasta el Terciario apareciendo en más abundancia en manifestaciones de granitos granodioritas y cuarzo monzonita. El volcanismo en esta Provincia Andina se presentan algunos centros activos como Decepción, Paulet, Penguin, Erebus, Melbourne, Waesche, Hampton y Berlín. La más reciente de las erupciones se manifestó hace pocos años, afectando a las bases levantadas en la volcánica Isla Decepción con movimientos, aumentos de T°, eyección de gases y lava y densas humaredas.

 

VEGETACIÓN EN LA ANTÁRTICA

 

 

La vegetación está representada por una notable gama cercana a las 400 especies de líquenes, entre los que sobresalen aquellos pequeños "arbolitos" del tipo fruticuloso como Usnea fasciata. Algunos de estos crecen sobre piedras; son los denominados saxícolas. Los que surgen en la tierra reciben el nombre de terrícolas y muscícolas aquellos cuya base de sustentación son musgos. Hay también líquenes foliosos cuya forma, como lo dice el término, es de hojas adheridas al sustrato mediante un ombligo central llamado rizín; uno de ellos lleva el nombre científico de Umbilicaria decussata. Hay otros líquenes llamados crustáceos que conforman costras fuertemente adheridas a los sustratos; tal es el Buellia anisomera.

 

Siguen los musgos en el variado número de especies vegetales, unas 75, en diversas comunidades de cojines agrupados en planchones de coloración café oscuro o verdoso, sobre rocas o paredes rocosas, siempre en lugares donde el viento señorea. También se presentan en comunidades de céspedes que recuerdan bofedales o pequeñas praderitas de color verdoso. Hay asimismo musgos que se presentan en extensiones mayores como alfombras planas e incluso montículos. Entre estas plantas, en escasa cantidades y en formas de pequeña magnitud, se encuentran diversas especies de hepáticas, las que en nuestro territorio conforman nueve géneros diferentes.

 

Aunque parezca increíble, se han descubierto dos especies de plantas vasculares fanerógamas, o sea que presentan flores. Se las ha encontrado protegidas entre las más densas comunidades de musgos. Ellas son el Clavelito Antártico, Colobanthus quitensis y el llamado Pasto Antártico, Deschampsia antarcticci.

 

Durante el reducido verano antártico se produce el suficiente aumento de temperatura como para que se presenten algunas especies de hongos, diez de los cuales son formas macroscópicas surgentes entre musgos y otras 65 de tipo microscópico. Estos se desarrollan en el suelo mismo.

 

Las algas se hacen presente no sólo bajo el agua; en algunas ocasiones, también fuera de ella como ocurre con Prasiola crispo, de color verde que, con frecuencia, se la ve en los roqueríos aprovechados por las aves para anidar.

 

Las marinas, por su parte, son unas de tipo planctónico, diatomeas y dinoflagelados con más de 100 especies diferentes y las bentónicas o adheridas al fondo marino, a muy distintas profundidades desde las mismas rompientes; son cientos de especies de tipo rodófitas, feófitas, clorófilas y cianófilas.

 

Existen cerca de 400 especies de algas de agua dulce, tanto de tipo planctónico, preferentemente diatomeas como bentónicas, sumergidas en lagunas o pozas, principalmente del tipo cianófitas.

 

Algo propio de la Antártica son aquellas algas de las nieves y hielos que se presentan manchando de rojos, "verdes y amarillos diversos retazos. Son microscópicas, sobreviviendo por breve tiempo favorecidas por la poca radiación solar en los mejores meses del verano. Desaparecen con las bajas temperaturas invernales para volver a presentarse al año siguiente.

 

Existen también bacterias acuáticas Y bacterias del suelo, estas últimas del tipo coccus.

 

Año tras año nuevos estudios extienden los conocimientos y descubrimientos de nuevas especies en el reino vegetal indicando que la flora, no por ser tan escasa, es menos interesante que la fantástica vida animal de la que hablaremos a continuación.

 

 

 

RECURSOS NO RENOVABLES DE LA ANTÁRTICA

Minerales metálicos, no metálicos y energéticos

Áreas cuya presencia de minerales las hace atractivas para la exploración

ÁREAS

MINERALES

PENÍNSULA ANTÁRTICA

Cobre, molibdeno, fierro

MACIZO DUFEK

Cromo, platino, cobre, níquel

MONTAÑAS TRANSANTÁRTICAS

Cobre, plomo, zinc, plata, estaño, oro, carbón

MONTAÑAS DEL PRÍNCIPE CARLOS

Fierro

PLATAFORMAS CONTINENTALES DE LOS MARES DE WEDDELL, ROSS, BELLINGSHAUSEN

Petróleo (hidrocarburos y gas)

 

Normalmente, se piensa en la explotación de la flora y fauna marina y se olvida que el fondo del océano es un gran receptáculo de riqueza marina. Sin embargo, en la actualidad se ha incentivado esta prospección, especialmente de nódulos de manganeso y sulfuros polimetálicos.

 

Los nódulos de manganeso son concreciones minerales que se encuentran sueltas y disgregadas en los fondos marinos y oceánicos que contienen entre otros elementos, manganeso, níquel, cobre y cobalto. Los mayores contenidos de estos metales son 2,46% Ni., 2,5% Cu, 2,6% CO., Y 55% Mn, pero nunca ocurren todos juntos en el mismo nódulo. Estas cifras pueden considerarse como máximos extraordinarios.

 

El nódulo típico de interés comercial, tiene forma esférica, color café a negro, diámetro de 2 a 5 cm. , estructura de capas concéntricas, poroso (con un contenido de agua de hasta un tercio de su peso total) y tiene una densidad de 2 a 3 g/Cm3. Las hipótesis más aceptadas acerca de su origen son:

Densificación a partir del agua de mar (origen hidrogénico).

De origen volcánico (hidrotermal).

Por meteorización submarina del basalto (origen halmirolítico).

Densificación a partir de soluciones contenidas en los pozos de los sedimentos oceánicos (origen diagenético).

 

La estimación más citada es la de 1.5 trillones (10 elevado a 12) de toneladas de nódulos solamente en el Océano Pacífico. En el caso del cobre, esto representa cerca de 3 billones (10 elevado a 9) de toneladas potencialmente reemplazables.

Otras estimaciones llegan de 1 a 3 billones de toneladas, es decir el doble de los recursos potenciales terrestres.

 

Con los sistemas de minería propuestos a la fecha, la concentración más baja que podría extraerse económicamente es de cerca de 7 Kg./m2.

 

Los sulfuros polimetálicos son minerales con alto contenido metálico que se han encontrado en las áreas geológicamente activas, donde se está formando nueva corteza oceánica. Los centros de separación conforman los límites de las placas tectónicas y abarcan sobre 75.000 kilómetros de extensión o el equivalente al 25% de la superficie terrestre.

 

El término de sulfuros polimetálicos define un mineral compuesto por varios sulfuros metálicos que han sido lixiviados y depositados sobre el fondo, oceánico. Los minerales son similares a los que se encuentran y se explotan en tierra por sus contenidos metálicos. Los análisis muestran contenidos variables de cobre, zinc, plomo, plata, vanadio, cadmio y otros minerales.

 

En la actualidad no se tienen antecedentes suficientes acerca de los depósitos de sulfuros polimetálicos como para evaluarlos económicamente. Aun así su potencial futuro constituye una tremenda expectativa que está (especialmente en los países desarrollados) acaparando no solamente el interés científico, sino, que el económico, habiéndose efectuado a la fecha enormes inversiones. Como ejemplo se puede decir que en un depósito submarino se calculó que habría tanto o más de plata que todo el consumo anual de este mineral en Alemania Federal, una de las potencias industriales del presente.

 

 

FAUNA EN LA ANTÁRTICA

 

 

 

 

DE LAS TRES ESPECIES CHILENAS DE FOCAS QUE VIVEN EN LA ANTÁRTICA, LA FOCA CANGREJERA ES LA MÁS ABUNDANTE. SE LA PUEDE OBSERVAR DESCANSANDO SOBRE LOS TÉMPANOS. SU PIEL Y UNA GRUESA CAPA DE GRASA LA PROTEGEN DEL FRÍO. SE ALIMENTA PREFERENTEMENTE DE KRILL.

LAS OTRAS DOS ESPECIES DE FOCAS CHILENAS SON:

LA FOCA DE WEDELL, y

LA FOCA DE ROSS, DE TODAS, LA MÁS DIFÍCIL DE ENCONTRAR

 

 

 

 

 

EL ELEFANTE MARINO ES LA FOCA DE MAYOR TAMAÑO. RARAS VECES SE VE DESCANSANDO SOBRE EL HIELO, ENCONTRÁNDOLO CASI SIEMPRE EN LAS PLAYAS ARENOSAS. EL MACHO ES DE UN PESO VARIAS VECES SUPERIOR A LAS HEMBRAS, SU NARIZ ES GRANDE Y PUEDE SER INFLADA, RAZÓN POR LA CUAL RECIBIÓ EL NOMBRE DE "ELEFANTE".

 

 

 

 

 

 

 

EL PINGÜINO ANTÁRTICO O DE BARBIQUEJO ES MENOS ABUNDANTE QUE OTRAS ESPECIES DE PINGÜINO. SE RECONOCE POR SU FINA REYA NEGRA QUE CRUZA SU CABEZA. AL IGUAL QUE LAS DEMÁS ESPECIES DE PINGÜINO NIDIFICAN EN COLONIAS LLAMADAS "PIGÜINERAS". SU NIDO CONSISTE EN UNA DEPRESIÓN RODEADA DE PIEDRAS TOSCAS

 

 

 

 

 

VIDA ACUÁTICA

 

Las especies marinas más abundantes en aguas antárticas son microscópicas y pertenecen al plancton. Otras formas muy comunes de estas heladas aguas son los crustáceos y peces. También encontramos seres que viven fijos sobre el fondo marino como los brizoos que se alimentan del plancton que flota libremente en el agua.

 

 

ENTRE LA FAUNA MARINA FIGURA ESTE SOL DE MAR ANTÁRTICO QUE SÓLO SE ENCUENTRA SOBRE FONDO ROCOSO.

 

 

 

 

 

CONCLUSIÓN

 

 

Este trabajo de investigación nos ha permitido conocer el bioma de la Antártica, con su flora, fauna y factores climáticos que influyen en el tipo de especies que habita, como focas, lobos marinos, elefantes marinos, pingüinos, etc., y los vegetales como los líquenes, con más de 400 especies, musgos, entre otros.

 

 

Hemos apreciado que al poseer la Antártica un clima extremo, no permite mucha diversidad de especies, más que nada permite diversidad de subespecies que derivan de especies que soportan el frío clima, como es el caso de los ya mencionados líquenes y musgos.

 

 

Creemos que la virgen Antártica aún no ha sido descubierta en su totalidad, ya que sabiamente ha sido hostil frente al ser humano y lo será hasta que el hombre esté preparado psicológicamente para su descubrimiento.